/
Experiencia de la práctica

Lo que me enseñó el mejor jefe de equipo, Ján Regeš

18. 12. 2022

Ján Reges, colega, amigo y sobre todo una gran persona, lleva más de 15 años trabajando en la agencia digital SiteOne. Fue mi primer jefe de equipo cuando empecé a programar. Recuerdo con mucho cariño nuestra colaboración, porque siempre conseguía transmitirme muchos conocimientos útiles que yo anotaba y sólo entendía años después.

Conseguí entrevistar a Janek hace algún tiempo, y le pregunté en retrospectiva cómo percibe el trabajo con juniors, y cómo hacer las cosas realmente bien. Hace tiempo que comprendí la diferencia entre lo que pensaba hace años y cómo percibo las cosas hoy. Se trata de colaboración, humildad (hacia las personas, hacia la tecnología, hacia las empresas), ... en resumen, Janek lo escribió maravillosamente.

He aquí sus reflexiones:

  • Eres joven, inteligente y muy hábil, pero en mi opinión demasiado confiado, tanto en la programación como en los negocios; sin duda has dado un gran paso adelante en conocimientos, pero necesitas explorar más.
  • Acepta con humildad tus actuales conocimientos, saberes e incluso posibles contactos y date unos años más para explorar conscientemente el mundo (tecnología, negocios, personalidades...). No perderá ningún tren. Cuando tengas que tomar decisiones más importantes y difíciles, dispondrás de más datos, experiencia e instintos más refinados para tomarlas.
  • Averigüe cuáles son las competencias o tecnologías que más domina o que más desea desarrollar y elija a su próximo empleador en consecuencia.
  • No vaya por el dinero, sino por la buena sensación de un trabajo hecho, un equipo enriquecido, un valor aportado o una necesidad satisfecha. Es un tópico, pero el dinero irá de la mano si te centras en lo correcto de tu profesionalidad.
  • Si empiezas por algún sitio, traza un mapa y comprende a quién entrega tu entorno de trabajo y qué "calidad" y "valor" perciben realmente quienes encargan y pagan el proyecto. Aprenda a centrarse y a ofrecer alta calidad y valor, no sólo "buen código". Hay empresas y proyectos en los que su entrega consiste en un pequeño fragmento de código que tiene que ser perfecto, rigurosamente probado y del que se sabe que funcionará durante los próximos 10-15 años. Pero hay proyectos que durarán de 2 a 4 años y en los que la calidad y el valor esperados son completamente diferentes de lo que piensa el programador. Aprende a percibirlo, diferéncialo y, si es necesario, haz preguntas de este tipo a tus compañeros o al cliente.
  • Reconócete a ti mismo que, cada pocos años, si miras tu código de hace 2-3 años, siempre será de mala calidad, aunque antes te pareciera de última generación. Es mejor y más prometedor centrarse en la calidad resultante percibida por el "cliente", ya sea interno o externo. Esas son las cosas más positivas que permanecerán y te recargarán a ti y a los asociados o clientes con los que has trabajado en el pasado en el futuro.
  • Entrega tu corazón a tu nuevo entorno: entiende cuál es su "problema", qué es lo que más les ayudará de tus habilidades distintivas, comunícaselo a tu supervisor y hazlo pensando en un resultado de calidad, no en un código de calidad. Quizá el entorno necesite otros puntos fuertes que no sean la programación.
  • Ayude, pero siempre con humildad: respete e intente comprender las perspectivas y opiniones de otras personas que tienen una responsabilidad real y están dispuestas a asumir los éxitos y los riesgos de sus decisiones durante años. En el contexto de un programador, esto incluye decisiones tecnológicas, selección de pilas o dirección y estrategia a largo plazo.
  • Como programador, presente siempre trabajos rigurosamente probados. Lee cada línea de tu código en el diff antes de cada commit. Pruebe la interfaz de usuario preparada en X escenarios diferentes e intente jugar con un montón de usuarios sencillos pero sofisticados en usted mismo. No dependa de probadores ni de RC externos: esto no es más que una buena bonificación de apoyo cuando el equipo tiene estos procesos en funcionamiento.
  • Tenga en cuenta la regla KISS y evite el exceso de ingeniería. Si haces las cosas de forma sencilla pero eficiente, sin fallos, con seguridad y con límites claros, es mejor que inventar una central y una arquitectura nucleares supermodulares. Depende de lo que estés haciendo, pero en mi opinión en la mayoría de los casos es mejor elegir la solución más sencilla.
  • Si se tomaron buenas decisiones arquitectónicas siempre se verá después de años de funcionamiento e implementación de futuras funcionalidades. Por desgracia, la realidad es más bien que la mayoría de los programadores actuales cambian de trabajo con bastante rapidez y no tienen ni idea de cuáles son las repercusiones positivas o negativas de sus decisiones anteriores y, por tanto, si fueron buenas o malas.
  • Aprenda a reconocer y a trabajar con personas razonables y justas que no sólo se preocupan por el negocio, sino también por el valor real de lo que hacen y para quién lo hacen.
  • Vive y trabaja de tal manera que cuando alguien de tu familia te pregunte en qué estás trabajando, tu respuesta sea honesta y más sobre ayudar a tus clientes a satisfacer sus necesidades o sueños en el mundo de Internet, pero no sobre ser un programador perfecto y escribir un código perfecto. No existe el código perfecto, pero la única prueba de que tenías un buen código es cuando años más tarde el propietario o colaborador de uno de tus proyectos/productos te felicita por lo bien que se trabajaba con él en todo momento, o por lo bien que se expandía.
  • No dejes que te deprima y piensa en tu salud física y mental. Trabaja sólo 8-10 horas al día. Si decides pasar algún tiempo en el PC fuera del horario laboral o los fines de semana, no deberías llamarlo trabajo que "tenías" que hacer. Asegúrate de que, en retrospectiva, te dices a ti mismo que fue una gran decisión. Yo mismo dedico una enorme cantidad de tiempo al trabajo, pero eso es sólo porque las cosas que hago fuera del horario laboral no me estresan, me hacen feliz, mejoran el clima profesional de nuestro equipo o el mío propio, e incluso después de muchos años no me arrepiento del tiempo que invertí en ello. Sólo hago lo que quiero y lo que mi familia me permite. Me siento libre y lo sé. Aunque llevo haciéndolo más de 16 años.
  • Escribí el punto anterior principalmente porque tengo claro que le dedicas casi tanto tiempo como yo, pero en retrospectiva a menudo evalúas que no fue el mejor uso de tu tiempo (normalmente trabajando para las personas o proyectos equivocados). Tenga cuidado y elija sus colaboraciones a conciencia y con condiciones claramente acordadas.
  • Conoce, percibe y cumple la misión de tu vida. Aunque pases por momentos difíciles al cumplirlo, al menos no dudarás de si vas por el buen camino, sino que te centrarás en superar los obstáculos que encuentres en el camino en lugar de rumiar tonterías.

Jan Barášek   Více o autorovi

Autor článku pracuje jako seniorní vývojář a software architekt v Praze. Navrhuje a spravuje velké webové aplikace, které znáte a používáte. Od roku 2009 nabral bohaté zkušenosti, které tímto webem předává dál.

Rád vám pomůžu:

Související články

1.
11.